Gante

Gante no es solo una de las ciudades más bonitas de Bélgica; además, es una de las más dinámicas, pues por todos sus rincones se percibe su carácter de ciudad universitaria, y es frecuente encontrar a estudiantes de todas las procedencias subidos a sus bicis o tomando algo en alguno de sus muchos bares.

Escenario de una intensa vida cultural, para nosotros Gante aún conserva esa autenticidad que Brujas, a pesar de su indiscutible belleza, ha perdido a causa de su excesivo turismo.

Cómo llegar a Gante

[box type=»tick» size=»large» style=»rounded»]Con nuestra excursión a Gante en español: un guía local en español te acompañará desde Bruselas recorriendo los lugares más emblemáticos de Gante; incluye tiempo libre para perderse por las preciosas calles de esta ciudad universitaria. Y si tienes poco, poquísimo tiempo, también puedes apuntarte a la excursión de Brujas y Gante en un día.[/box]
  • En tren: para llegar a Gante, que se encuentra a 50 kilómetros de Bruselas, podéis coger (en Bruxelles-Midi, Bruxelles-Nord o Bruxelles-Central) cualquiera de los trenes dirección Ostende, que tienen parada en Gent-Sint-Pieters (también van hacia Brujas), y en unos tres cuartos de hora estaréis allí (precio billete adulto i/v: 17,90 €). Desde la estación de Gante salen tranvías hacia el centro, como el nº 1, pues el trayecto a pie hasta allí es largo. Recordad sacar el billete en las máquinas de la parada, antes de subiros.

Desde el aeropuerto de Zaventem también hay trenes directos hacia Gante (se cogen en la planta -1).

Qué ver en Gante

  • Tres torres marcan el recorrido por el casco histórico: la gran torre del campanario o Belfort de Gante, la de la Catedral de San Bavón y la de la Iglesia de San Nicolás. Si buscáis un plano desde el que fotografiar las tres, lo encontraréis en el puente de San Miguel.
Iglesia de San Nicolás en Gante
La Iglesia de San Nicolás.
  • Pero no os conforméis con verlas desde fuera: tenéis que subir al Belfort para disfrutar de unas vistas espectaculares de Gante, y echar un vistazo a la Lonja de los Paños que se encuentra adosada a él. También hay que entrar en la catedral para admirar una de las obras más importantes mundo, el polítiptico de la Adoración del Cordero Místico de los hermanos Van Eyck, protegido por grandes medidas de seguridad.
Interior de la Catedral de San Bavón
Interior de la Catedral de San Bavón.
[box type=»info» style=»rounded»]Si estando allí necesitáis ayuda organizar la visita, podéis dirigiros a alguna de las oficinas de turismo locales, donde disponen de muy buenos folletos y mapas. Gante es una ciudad muy volcada con los visitantes, cuya hospitalidad se percibe enseguida.[/box]
  • Tampoco hay que perderse las obras que alberga en su interior la Iglesia de San Nicolás, así como tomarse algo en la plaza del Korenmarkt, centro neurálgico de la ciudad.
Korenmarkt en Gante
Korenmarkt en Gante.
  • Desde allí buscad el Graslei y el Korenlei, los muelles más famosos de la ciudad: las vistas os dejarán sin palabras.
  • Podéis terminar la visita entrando al Castillo de los Condes de Flandes, uno de los mejor conservados de Bélgica, y perderos por las callejuelas del barrio de Patershol que lo rodean.
[box type=»info» style=»rounded»]Para organizar 24 horas en Gante y no perderos nada de los imprescindible, hemos planificado este itinerario: Gante en un día.[/box]

Tejados de Gante
Así lucen los tejados de Gante.

Gante es una ciudad que puede visitarse perfectamente en un día, pero dedicádselo entero, pues seguro que después de ver sus monumentos os apetecerá perderos sin rumbo fijo por sus calles. Esta es la mejor forma de conocer la que para nosotros es una de las ciudades más interesantes de Europa. Gante es de esos lugares donde te sientes a gusto desde que llegas y que siempre te deja con ganas de más.

Dónde comer en Gante

Mosquito Coast

  • Dirección: Hoogpoort, 28
  • Precio: económico

Se trata de un local bastante peculiar, donde cada elemento de la decoración está muy pensado: sofás, sillones, una biblioteca de guías de viaje y todo tipo de objetos de lo más exótico hacen que te sientas transportado a algún lugar lejano. Se puede ir simplemente a tomar algo (tiene muy buen ambiente) o a comer algo informal, como sándwiches o hamburguesas de buena calidad.

Mosquito Coast
El Mosquito Coast.

Du Progres

  • Dirección: Korenmarkt, 10
  • Precio: medio

Platos típicos belgas, caseros, abundantes y con un precio razonable (15 € el menú del día/a la carta pueden cenar dos personas por unos 40-50 €). Las carnes están especialmente buenas. Ofrecen sopa (gratuita) como entrante y el servicio es rápido y amable (incluso algún camarero chapurrea el español).

Plato de carne en Du Progres
Plato de carne en el restaurante Du Progres.

Restaurant De Graslei

  • Dirección: Graslei, 7
  • Precio: medio

A pesar de su ubicación en plena zona turística, a orillas del río Lys, este restaurante con vistas ofrece platos belgas muy bien cocinados y a un precio algo por debajo de la media en la zona. Tienen menú del día y el servicio es muy amable. Os recomendamos probar la carbonade, ¡la preparan especialmente buena!

Paul’s Boutique

  • Dirección: Koningin Astridlaan, 209
  • Precio: económico

Encontraréis esta hamburguesería muy cerca de la estación de tren de Gante. Es una gran opción si os apetece comer algo que no sea comida típica belga. Las hamburguesas son sabrosas y caseras, y el personal es muy servicial. Os recomendamos probar la hamburguesa de cordero; también hay opciones para vegetarianos y los precios son bastante económicos.

Cerveza en Gante
Tomando una cerveza belga en Gante.

Julie’s House

  • Dirección: Kraanlei, 13
  • Precio: económico

Una pastelería de las de verdad, donde todo es casero. Tienen una gran variedad de tartas y pasteles donde escoger, y el local, ubicado en un antiguo edificio cerca del Castillo de los Condes de Flandes, es muy acogedor. Perfecto para tomar un café acompañado de un dulce o para pegarse un buen desayuno antes de lanzarse a hacer turismo en Gante.

Tartas en Julie's House
Tartas en Julie’s House.

Villa Bardon

  • Dirección: Sluizeken, 10
  • Precio: medio

Uno de los restaurantes favoritos entre los ganteses, en Villa Bardon encontraréis comida mediterránea e internacional con un pequeño giro; las materias primas de calidad y el buen hacer de la familia de cocineros que lo lleva dan como resultado unos platos riquísimos. Si os gusta comer, os recomendamos probarlo (es recomendable reservar con antelación).