Plaza Van Eyck

Dirección: Jan van Eyckplein, 8000, Brujas.
Cómo llegar:
Desde Burg, debéis salir por el lado izquierdo de la plaza hacia la Burgstraat. En pocos minutos llegaréis a la Philipstockstraat, donde debéis doblar a la derecha y cruzar hasta la Philipstockstraat; desde ahí seguid recto y encontraréis la plaza.

Todas las ciudades tienen un hijo pródigo y el de Brujas es, sin duda, el pintor flamenco Jan van Eyck, que aunque no nació allí hizo de Brujas su residencia y taller.

En esta pequeña Plaza Van Eyck se alzaba una escultura de mármol representando al pintor, que ahora se guarda dentro del patio de la Academia. La que vemos actualmente es mucho más reciente, del siglo XIX, y fue esculpida por Hendrik Pickery. En la plaza encontraremos también la antigua casa de Van Eyck, que actualmente es un centro de información a visitantes.

Plaza Van Eyck de Brujas

Plaza Van Eyck de Brujas.
Fotografía: Paul Wilkinson

Frente a la estatua de Van Eyck da comienzo el canal Spiegelrei, muelle principal desde el que los barcos salían hacia el mar atravesando el cercano pueblo de Damme, cuando Brujas era uno de los principales focos comerciales de los Países Bajos; de hecho, esta zona de la ciudad era el centro burgués y financiero, como queda patente en los edificios de la plaza, como el Tolhuis (aduana), donde se cobraban los peajes de entrada a Brujas, o la Logia de los Burgueses, justo enfrente, escenario para los negocios donde los comerciantes extranjeros presentaban sus mercancías a los locales, en cuya fachada podemos buscar el famoso oso de Brujas, presente en el escudo de la ciudad y considerado el primer habitante de la misma (una pista: se encuentra en una de las esquinas).

Plaza Van Eyck de Brujas

Plaza Van Eyck de Brujas.
Fotografía: Andrew Bowden

Desde luego, la plaza tiene mucho ambiente, pues también está rodeada de tiendas y cafés, y nos ofrece una de las panorámicas más bellas de Brujas: si nos ponemos frente al canal podremos llevarnos una buena fotografía.

Plaza Van Eyck. Fotógrafo: Derek Winterburn

Plaza Van Eyck.
Fotógrafo: Derek Winterburn.

Además, la plaza Jan Van Eyck un buen punto de partida para conocer la zona de San Gil, algo más desmarcada de las tradicionales rutas turísticas por Brujas, y llena de encanto. A apenas 5 minutos a pie podréis llegar hasta la Iglesia de San Gil (Sint-Gilliskerk), donde destaca su coro flanqueado por hermosas vidrieras de colores.

Si te ha gustado, comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter